Caja de la Vivienda Popular

       

Usted está aquí



Cumpliendo sueños a familias de la ocupación indebida de Caracolí

Por: cvpadmin
Bogotá, 05 Febrero 2020
Alcaldía de Mayor Bogotá sigue cumpliendo sueños a familias de la ocupación indebida de Caracolí

 

 

Néstor es uno de los beneficiarios que aceptó las propuestas de la Alcaldía Mayor de Bogotá, se reubicó de Caracolí y hoy vive feliz en su casa propia en Soacha, Cundinamarca.

 

Néstor Torres Romero es un beneficiario que hace parte de las 650 familias reubicadas del polígono de Caracolí, ubicado en una zona de riesgo no mitigable que durante los últimos años ha presentado deslizamientos de tierra, roedores, aguas sucias, malos olores, infecciones y demás problemáticas.

 

“Viví en la ocupación por más de cuatro años, llegué por una familiar quien me invitó a invadir y sin pensarlo dos veces aproveché porque no tenía donde vivir; construí mi casa con madera reciclada, cartón y tejas de zinc. Aparte de mi rancho, lo primero que me tocó hacer fue pagar para acceder a servicios públicos porque son ilegales y toca pagar para colgarse del poste de la energía y del tubo de acueducto”, aseguró Torres.

 

La Alcaldía de Bogotá empezó el proceso de reubicación en octubre del 2019, priorizando 650 familias con el fin de salvaguardar sus vidas alejándolos del riesgo y brindándoles alternativas que pudiera mejorar sus condiciones de vida. El proceso consistió en una caracterización de las familias que habitaban el sector, la entrega de documentos y la salida del lote donde vivían para poder acceder a los beneficios.

 

Dentro de las alternativas que estipuló la Alcaldía Mayor de Bogotá contemplaba un instrumento financiero equivalente a 70 SMLV para comprar vivienda nueva o usada o un apartamento de los proyectos propios de la Caja de La Vivienda Popular ubicados en Ciudad Bolívar y San Cristóbal.

 

Néstor fue uno de los favorecidos del proceso de Reasentamiento, cumplió con los requisitos exigidos por la CVP y optó por el instrumento financiero para comprar su casa usada en Soacha, Cundinamarca.

 

Aduciendo el proverbio popular ‘el que busca encuentra’, consiguió una casa amplia con cocina, patio, dos habitaciones y sala comedor. Una vez informó a la CVP, la entidad dispuso de técnicos para corroborar que la vivienda fuera legal, digna y segura. Después de la aprobación para la compra, este hombre vive feliz allí desde hace dos meses.

 

 “La vida me cambió del cielo a la tierra, ahora vivo tranquilo con mi familia en mi nueva casa, adopté el patio como oficina, ahí confecciono uniformes para niños y lo más importante es que cuando llueve, en lugar de sentir miedo, me arruncho al lado de mi mujer y mis hijos”, contó entre risas  Torres. “La felicidad me la devolvió la Alcaldía Mayor de Bogotá”, concluyó.

 

Filtro de noticias