Caja de la Vivienda Popular

Usted está aquí



María Ríos, con apartamento nuevo después de vivir en riesgo

Por: cvpadmin
Bogotá, 24 Mayo 2019
María Ríos, con apartamento nuevo después de vivir dos décadas en alto riesgo

Soportó las ‘amenazas’ de una quebrada que crecía y la llenaba de pánico, además de los roedores. Su entonces casa, en el barrio Diviño Niño, en Ciudad Bolívar, presentaba riesgo de remoción en masa. Sin embargo, hoy la Alcaldía de Bogotá le devolvió la felicidad y le transformó positivamente su vida.

Soportó las ‘amenazas’ de una quebrada que crecía y la llenaba de pánico, además de los roedores. Su entonces casa, en el barrio Diviño Niño, en Ciudad Bolívar, presentaba riesgo de remoción en masa. Sin embargo, hoy la Alcaldía de Bogotá le devolvió la felicidad y le transformó positivamente su vida.

 

María Alba Ríos es una mujer de 66 años, madre de dos hijos, a quien la Alcaldía de Bogotá, a través de la Caja de la Vivienda,  le cumplió el sueño de tener su propio apartamento después de soportar dos décadas de riesgo.

 

Ella, según narró, padeció durante dos décadas un sinnúmero de sustos porque cada vez que la quebrada aumentaba su caudal,  (cruza a escasos metros de su predio), se inundaba su predio. Además, de roedores que se paseaban de un lado a otro por su casa.

 

“Durante los 20 años que viví allá nunca me pasó nada gracias a Dios, pero en muchas ocasiones tuve que esconderme debajo de la cama cuando llovía porque pensaba que mi casa se iba a caer. Además, vivía debajo de unos árboles y  se sacudían mucho cuando llovía”, comentó la mujer.

 

Por recomendación del Idiger- quien valoró el predio en zona de alto riesgo no mitigable- funcionarios de la Caja de la Vivienda Popular adelantaron el proceso de sensibilización con María Alba y su familia. Le solicitaron se acogiera a las alternativas que le ofreció la Alcaldía de Bogotá y entregara su predio.

 

Una vez se concientizó del riesgo en el que vivió aportó los documentos exigidos, se estudiaron por parte de la CVP y se optó por el pago temporal de un arriendo en una casa, mientras escogía su apartamento definitivo.

 

Y ese día llegó. La Caja de la Vivienda le entregó su apartamento (el que escogió) en la urbanización Ícaro, ubicado en la localidad de Usme.

 

“Es hermoso, es mí espacio, aquí vivo feliz y tranquila con mis hijos. La quebrada ya no me asusta. Tampoco los roedores. Esto, definitivamente es otra vida”, expresó la mujer, quien vendió durante años chorizos y arepas, pero el humo le afectó sus pulmones y articulaciones. Hoy sus hijos, mayores de edad, le retribuyen. 

Filtro de noticias